La odisea

La odisea del master primerizo no es más que un amasijo de dudas, preguntas, dudas, alguna respuesta, lecturas y más preguntas, no es un trabajo sencillo, fácil ni rápido, pero podemos asegurar que es gratamente satisfactorio (cuando lo consigues).

Si no has jugado nunca a rol te recomendamos empezar por D&D 5e o en su defecto por Pathfinder, alguna aventura rápida con un master experimentado será el punto de inflexión perfecto, que convierte a un neófito en el mismísimo Vlad Drácula. Y ese es el principio de La odisea.

Pronto te conviertes en un jugador asiduo con ganas de más y más, preguntando constantemente por la próxima sesión, por el próximo evento que llevará a un grupo de jugadores, a entrar en una vil y sucia alcantarilla plagada de trasgos. Entonces, algo dentro de ti te impulsa a crear, piensas en la cantidad de hechizos increíbles que podría lanzar tu personaje, la variedad de armas mágicas que tu mente está forjando, y de los miles de personajes que podrían aderezar una increíble historia, y de pronto ocurre, sin mas… decides que quieres ser Game Master.

Cuándo eso me ocurrió, me volví literalmente loco. Quise crear un sistema desde 0, y por qué no, de El señor de los anillos, miré rápidamente un manual que tenía de Warhammer y dije “a la aventura”. #ERROR404,  a los 40 minutos me di por vencido.

En mi segundo intento empecé por preguntar a mis futuros jugadores que querían ser, con qué poderes y qué armas, el golpe de vuelta a la realidad fue rápido en cuanto una de ellos dijo: “Quiero controlar las estructuras de Carbono y tener el guantelete del infinito”. #ERROR404, nada después de esa frase cobró sentido.

En el tercer intento hice lo que debí haber hecho desde un principio, coger el manual de D&D y leerlo. Entonces, todo se aclaró, había unas mecánicas (las mismas con las que jugaba) explicadas y detalladas, unos personajes fáciles de hacer y con pocas modificaciones en el sistema, estaba recopilado lo que más tarde llamé: El mapamundi del Rol. Así fue como un elfo explorador, un semiorco guerrero, un humano clérigo y una Tiflin hechicera se embarcaron en mi primera aventura de 5 sesiones. Pero no todo fueron risas y alegrías, hubo tensión, tirones de pelo, narraciones a la desesperada y por supuesto locura, una maldita y humillante locura que no dejaba de repetir: “Mira las tablas del GM, si está cubierto tiene +2”, “describe al personaje, rápido que los pierdes”. Pero sobre toda esa locura reinaba algo tan primitivo con el ser humano, la improvisación, eso sin duda era y sigue siendo lo mejor.

Desde ese momento aprendes poco a poco a mejorar, ya que no hay ni dos masters idénticos, ni dos partidas iguales. Solo me queda daros la mano y desearos la mayor de las suertes en vuestra propia odisea, la cual no hace mas que crecer y crecer, mucho ánimo y no os olvidéis…

¡A ROLEAR INSENSATOS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s